La Mujer Montaña: el desafío

La Mujer Montaña: el desafío

Cuentan las leyendas que yo, la inmensa montaña, soy pilar de la tierra y gran escalera al cielo. Mis formas macizas son dignas de admiración y, desde tiempos inmemoriales, como morada de los dioses, se me profesa reverencial respeto e incluso temor.

Por ello, algunos rituales muy antiguos de escalar mi piel, de forma real o imaginada, son el reto necesario para comprenderse a uno mismo y restablecer la conexión con la Madre Tierra.

Decidirse a ascender por mis diferentes alturas, simboliza los niveles de preparación necesarios para lograr alcanzar tus sueños. Mi área inferior, las estribaciones, representa la primera toma de conciencia. Mi parte media, la más empinada del camino, pondrá a prueba el conocimiento adquirido hasta ese momento.

Escalando hacia arriba, el aire es escaso y el aprendizaje intenso. No hay atajos posibles, hacen falta resistencia y osadía para seguir con la tarea. Al alcanzar mi cima, desde donde todo parece tan pequeño, se obtiene como regalo el descubrir que los retos conseguidos nos hacen aún más grandes.

Cuando necesites explorar el camino para descubrir tu propia identidad, ven a mi encuentro. En  mi cumbre, coronada por la nieve de mis canas, te brindaré desafíos que renovarán tu alma.

Extracto de la Agenda 2016 Mujeres de la Naturaleza, los poderes de la tierra que hay en tí, por Elena Caballero Arenas. Gaia Ediciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*